beneficios de tener un clorador salino para piscinas

Beneficios de tener un clorador salino para piscinas

La cloración salina se ha convertido en un de los métodos más utilizados en cuanto a desinfección de aguas de piscinas. Se podría decir que es el preferido de los usuarios, tanto de piscinas particulares, como comunitarias y también de los grandes recintos públicos. ¿Quieres saber a qué se debe tanto reconocimiento?

En este artículo vamos a explicaros en qué consiste la cloración salina para piscinas y cuáles son sus beneficios para que tanta gente la prefiera.

¿Qué es la cloración salina?

Como decíamos antes, la cloración salina es un proceso natural de desinfección de piscinas, mediante el cual se añade sal (cloruro sódico) al agua y por medio del propio aparato se separa el cloro del sodio para generar el cloro que se encargará de desinfectar la piscina. A este proceso de separación se le conoce como electrólisis, que es cuando se crea cloro gaseoso por medio del agua salada. Para ello, el nivel de sal en agua debe estar entre 4 y 6g/l.

Durante la electrólisis, una célula con electrodos, instalada en el circuito de retorno de los cloradores salinos, determina la producción de cloro que genera en función del amperaje, cuanto más amperaje se emplee más cantidad de cloro generará.

En este enlace puedes encontrar los cloradores salinos para piscinas más usados y comparar sus precios y funciones.

¿Cuáles son los beneficios de la cloración salina?

Uno de los principales motivos por los que la mayoría de los usuarios prefieren la cloración salina es por el gran ahorro que suponen en el mantenimiento y en productos químicos. De hecho, gracias a este tratamiento, el agua se renueva cada varios años, lo que supone una diferencia enorme en el bolsillo y presupuestos de los propietarios de piscinas.

Por otra parte, con este método no necesitas productos químicos para su funcionamiento. Por ello,te ahorras el uso del típico cloro para piscinas directamente, un producto químico no muy bueno para la piel, ojos y pelo. Por ello, se disfruta mucho más un baño en una piscina con este tipo de agua que no irrita la piel ni los ojos. De la misma forma, que también evitarás el fuerte olor a cloro que desprenden la mayoría de las piscinas. Además, cuando el cloro químico se mezcla con sustancias como el sudor o los protectores solares se genera una reacción química llamada cloramina, causante del enrojecimiento de los ojos y el picor. Por suerte, con la cloración salina esto no sucede.

A nivel desinfección, la cloración salina es mucho más eficiente, ya que en la electrólisis también se generan otros elementos que evitan la aparición de hongos y bacterias, al mismo tiempo que desinfecta el agua de la piscina de forma automática. También es conveniente tener en cuenta, que junto con la instalación de la bomba dosificadora, podrás controlar fácilmente los niveles de PH del agua. Además, cualquier producto químico es siempre corrosivo, sin embargo. La sal alargará mucho más la vida útil de la instalación de tu piscinas, así como sus equipos de mantenimiento, lo cual supone un mayor ahorro. Todo esto hace que sea una forma muy cómoda y practica de tener tu piscina en perfectas y seguras condiciones para el baño.

Otra de las ventajas es que la cloración salina para piscinas es sostenible y respetuosa con el medio ambiente. Gracias a la cloración salina se evita la generación de gases tóxicos, propios de la manipulación de productos químicos y artificiales. Al estar aprovechando un recurso natural, como es la sal, es mucho más beneficioso para nuestro entorno.

Por último, a nivel energético también lo notarás. La cloración salina tiene un consume eléctrico bajo, concretamente el mismo de una bombilla. Lo cual supone un ahorro económico a final de mes y al final del verano. A pesar que de primeras tendrás que hacer la inversión del aparato, muchos usuarios reconocen haber experimentado un ahorro del 90% en todos los gastos relacionados con el mantenimiento de su piscina y el gasto de luz que conlleva.

Cuando usamos el tradicional cloro de piscinas, este viene mezclado con otro componente llamado ácido isocianúrico, encargado de evitar la evaporación del cloro. Pues bien, esta sustancia puede llegar a ser perjudicial para la salud si supera ciertos niveles. Para evitarlo es necesario cambiar el agua de las piscinas cada cierto tiempo o si por el contrario cuentas con un clorador salino.

En definitiva, los componentes y métodos naturales, como la cloración salina, siempre son más seguros e higiénicos que aquellos que emplean productos químicos. Si te interesa instalar un clorador salino en tu piscina y tenerla a punto para este verano, aquí puedes ver una lista de los mejores cloradores salinos del mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *