La conversión a SAP un paso hacia la eficiencia empresarial

La conversión a SAP: un paso hacia la eficiencia empresarial

Adoptar sistemas de gestión eficientes y escalables en las empresas es hoy imprescindible para mantener la competitividad y el crecimiento sostenible. En este sentido, SAP es uno de los proveedores líderes en soluciones empresariales, al integrar un conjunto de herramientas que comprenden desde la gestión financiera hasta la cadena de suministro y recursos humanos.

¿Cómo una empresa puede dar el salto a SAP S/4HANA? Siguiendo el proceso que describimos en este artículo.

¿Qué es SAP S/4HANA?

SAP S/4HANA es la siguiente generación del ERP de SAP. Se trata de una suite de software empresarial con funcionalidades integradas para diversas áreas de una empresa, por ejemplo, finanzas, ventas, inventarios, recursos humanos y otras.

Su principal característica es una arquitectura que se basa en la tecnología de base de datos en memoria de SAP, llamada SAP HANA, que permite procesar en tiempo real grandes volúmenes de datos y mejora la velocidad al realizar las distintas operaciones.  

Además, destaca por presentar una interfaz moderna y amigable, conocida como SAP Fiori, la cual proporciona una experiencia de usuario intuitiva y basada en roles, con el fin de que los usuarios accedan y realicen tareas con eficiencia.

Beneficios de la conversión a SAP

Cuando una empresa decide realizar el proceso de conversión SAP, puede disfrutar de una serie de beneficios significativos. Estos son los principales:

  • Mejora de la eficiencia operativa: al automatizar y agilizar los procesos, aumenta la productividad y se reducen los errores.
  • Integración de datos en tiempo real: al tener datos de diferentes departamentos y sistemas, es posible una visión completa de la empresa.
  • Optimización de la cadena de suministro: esto permite una planificación eficiente, mayor visibilidad y reducción de costos.
  • Gestión financiera precisa: se puede llevar a cabo una contabilidad precisa, gestionar presupuestos, controlar los costos y generar informes financieros.
¡Muy interesante!  Foodbox, una muy buena opción para invertir en restauración

Proceso de conversión a SAP S/4HANA

El proceso de conversión a SAP S/4HANA se divide en las siguientes fases:

Fase Roadmap

En la primera fase del proceso, se analizan los diferentes métodos de migración a SAP S/4HANA y se centra en la conversión a través del enfoque “Brownfield”.

Fase de Pre-conversión

Se usan herramientas proporcionadas por SAP para verificar si el sistema existente está preparado para la conversión. Para eso, en esta etapa se ejecutan informes de verificación y, si se detectan problemas, SAP proporciona notas y ayuda a resolverlos.

Un aspecto importante en esta segunda fase es la migración al concepto de “Business Partner” o interlocutor comercial, en lugar de utilizar los términos cliente o proveedor.

Conversión técnica

Con el Software Update Manager (SUM) proporcionado por la misma herramienta, se lleva a cabo la conversión en el sistema SAP ERP existente. A su vez, este proceso se divide en las siguientes subfases:

  • Extraction: se verifica el software necesario y se validan los usuarios y contraseñas de acceso al sistema SAP.
  • Configuration: se ajustan los procesos paralelos que se ejecutarán durante la conversión. Esto es importante si se desea minimizar el tiempo de inactividad del sistema.
  • Checks: se comprueba el espacio suficiente en los discos, la compatibilidad de la versión del sistema y otros controles necesarios.
  • Preprocessing: es la fase más larga del proceso, puesto que en la que se prepara el sistema para la conversión. Se crea una nueva instancia de la base de datos para el futuro sistema SAP S/4HANA.
  • Execution: se detiene el sistema SAP que se está usando para llevar a cabo la conversión propiamente dicha utilizando SUM.
¡Muy interesante!  Hashtags de tecnología: guía completa para estar a la última

Desafíos de la conversión a SAP

La implementación de SAP S/4HANA presenta algunos desafíos que deben considerarse:

  • Resistencia al cambio: es posible que los empleados manifiesten sentirse más cómodos con el software anterior y se muestren reacios al nuevo.  
  • Complejidad y personalización: al ser un sistema altamente configurable y personalizable, su implementación puede ser compleja.

Gestión del tiempo y los recursos: la conversión requiere una planificación cuidadosa y una asignación adecuada de recursos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.