errores más comunes que deben evitarse al traducir manuales técnicos

Errores comunes que deben evitarse al traducir manuales técnicos

Durante la traducción de un manual técnico, suele ser muy común tener diversos errores que afectan especialmente a la calidad y precisión del trabajo final. De hecho, los traductores deben controlar la terminología técnica, usar bien el lenguaje y comprender el contexto para no caer en estos errores.

Para evitar esto, se han de llevar a cabo prácticas y estrategias que solo están al alcance de profesionales de la traducción. Estos profesionales garantizan la máxima precisión y claridad al manejar la terminología específica con mayor facilidad. Una traducción bien realizada elimina los costes adicionales.

Errores comunes a evitar al traducir manuales técnicos

La agencia de traducción dispone de un equipo de traductores profesionales  especializados en el tema en cuestión. Estos traductores comprenden tanto el lenguaje como el sector hacia el que se dirige la traducción. Un proceso con el que se consiguen evitar los errores que se suelen producir con estos manuales técnicos.

Si no quiere caer en estos errores, descubra cómo esta agencia puede ayudarle a redactar sus manuales. Una agencia de traducción que ofrece soluciones profesionales adaptadas a todo tipo de necesidades. De hecho, cuenta con un equipo de traductores para realizar cualquier proyecto con la máxima precisión y cumpliendo con la normativa vigente en materia de calidad.

¡Muy interesante!  Importancia de informarse bien antes de comprar un aire acondicionado

Uso incorrecto de la terminología técnica

El uso incorrecto de la terminología técnica puede resultar muy perjudicial en aquellos contextos en los que la precisión es clave. Hablamos, por ejemplo, de sectores como la ingeniería o la medicina. En estos ámbitos, el vocabulario técnico tiene palabras que, en muchas ocasiones, no tienen una traducción directa en otros idiomas.

Esto último va a provocar que el traductor deba tener un conocimiento profundo del tema en cuestión para no caer en el error. Unos términos incorrectos pueden alterar el significado de lo que se desea expresar. Si hablamos, por ejemplo, del manual técnico de una máquina, una traducción incorrecta puede llevar a un mal funcionamiento del equipo.

Traducción literal sin tener en cuenta el contexto

Uno de los aspectos fundamentales a la hora de traducir un manual técnico es el contexto. Una traducción literal puede llevar a confusiones o a una interpretación errónea. Por lo general, en los manuales técnicos los tecnicismos y frases deben adaptarse tanto al contexto como a la cultura del idioma hacia el que se traduce.

Un ejemplo de ello son las diversas expresiones técnicas en inglés que tienen equivalentes muy diferentes en otros idiomas. Para su traducción, hay que conocer el contexto técnico. De no hacerlo, la traducción se vuelve inapropiada y, por consiguiente, el manual pierde seguridad, precisión y efectividad.

Falta de coherencia en los términos utilizados en el manual

La falta de coherencia en los términos empleados surge, sobre todo, cuando se traducen palabras sin atender al contexto general del documento. Para evitar este error, se puede establecer un glosario de términos técnicos al inicio de la traducción. Un glosario realizado por el traductor profesional para garantizar que cada término se traduzca siempre de la misma manera durante todo el manual.

¡Muy interesante!  Disfrutando en pareja de un centro de relax y bienestar en Bilbao

De esta forma, se consigue una mayor coherencia en la traducción para mejorar la claridad y la precisión del texto. Además, se refuerza la credibilidad del documento para conseguir que sea totalmente fiable.

No adaptar la traducción al público objetivo

Los traductores de manuales técnicos deben tener muy en cuenta las particularidades culturales de las personas hacia las que va dirigida la traducción. De no adaptarse al público objetivo, puede haber confusiones y malinterpretaciones en el texto original, lo que desemboca en una precisión inexacta.

Hay términos técnicos que, por ejemplo, suelen tener nombres diferentes en distintos países. Lo mismo sucede con las medidas o las capacidades que, por lo general, requieren de una traducción especializada para que no haya errores. La adaptación en la traducción es, en definitiva, fundamental para mejorar la comprensión y favorecer la utilidad del manual.

Errores de formato y maquetación que alteran el contenido técnico

Por último, una inexacta adaptación del formato y la maquetación puede llevar a una alteración inapropiada del contenido técnico. En este caso, los traductores deben saber interpretar no solo los tecnicismos propios, sino también los gráficos, tablas, diagramas y otros aspectos fundamentales de la traducción.

En este sentido, es muy importante que, para evitar estos errores, los traductores de la empresa de traducción puedan trabajar con expertos en la materia que garanticen la integridad técnica del manual original. El objetivo final será conseguir que se mantenga lo más fiel posible al original, prestando especial atención al diseño y formato del documento.

Estos errores suelen tener consecuencias tanto para la seguridad como para la precisión en la traducción. La falta de claridad causa, además, confusión y retrasos en los plazos de entrega, reduciendo de forma notable la productividad. Los usuarios finales pueden apreciar, por consiguiente, que la traducción no es fidedigna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.