ventajas de contratar un seguro de salud

Descubre todas las ventajas de contratar un seguro de salud

La salud es el mayor tesoro que tenemos. Por eso, es tan importante cuidarnos y esto aplica no solo para el día a día, es decir, mantener una alimentación saludable, hacer ejercicio de forma regular y decirle adiós a hábitos nocivos, tales como el cigarrillo, el alcohol o el exceso de azúcar, sino también para hacer revisiones preventivas y detectar de una forma temprana cualquier tipo de problema que pueda desarrollarse.

Es justamente por lo anterior, que resulta tan recomendable contar con un seguro de salud privado. Sin duda alguna, un buen seguro empresa o particular, puede marcar una gran diferencia en nuestra calidad de vida y longevidad. Y es que si bien la salud pública funciona de una manera considerablemente eficiente, el tener acceso de forma mucho más rápida a especialistas de las diferentes áreas es clave para ahorrar tiempo ante cualquier circunstancia adversa.

El seguro de salud es la mejor inversión que podemos hacer por nosotros mismos y por nuestra familia. Son muchos los beneficios que podemos obtener al contratar este tipo de servicio especializado. A continuación compartimos contigo algunos de los más destacados.

Libre elección del especialista y centro médico

Una de las ventajas más destacadas de contar con un seguro de salud, en comparación con el servicio público, es la posibilidad de elegir libremente, el especialista que deseamos que nos atienda así como también el centro médico. Al contratar un seguro de salud de buena calidad siempre tendremos la posibilidad de escoger entre el cuadro de médicos adheridos al mismo y, por supuesto, a los hospitales y clínicas que también trabajan con el mismo.

¡Muy interesante!  Foodbox, una muy buena opción para invertir en restauración

Se trata de un gran punto a favor considerando el tiempo que se puede ahorrar al acceder directamente al especialista que requerimos en ese momento. Es decir, no es necesario esperar a un diagnóstico de un médico de familia para que este, después de hacer pruebas, nos derive al especialista, adicional a los tiempos de espera que corresponden según sea el caso. Por el lado contrario, el seguro de salud privado nos permite saltarnos toda esa primera parte y simplemente pedir una cita de forma directa con el especialista de nuestro interés.

Menor tiempo de espera

Estrechamente relacionado con el punto anterior, contar con un buen seguro de salud privado es clave para que podamos tener acceso a especialistas en un lapso de tiempo considerablemente reducido. Esto es clave ante determinados tipos de padecimientos o enfermedades, así como también para nuestra comodidad en el día a día.

Es una opción sumamente importante a la que podemos recurrir cuando, por ejemplo, deseamos hacernos una revisión general preventiva sin que haya una razón específica para ello, simplemente la prevención. En promedio, el tiempo de espera en la sanidad privada suele ser de 8 días, mientras que en la pública este tiempo puede ascender fácilmente hasta los 50 días.

Más flexibilidad

Otra de las ventajas más interesantes es con respecto a los horarios de atención, lo que resulta particularmente conveniente cuando debemos cumplir con un horario de trabajo de 8 o 10 horas entre semana.

Acceder a la salud privada nos permite concertar citas en horarios mucho más amplios, lo que hace menos probable que debamos pedir permisos para asistir a dichas citas. De allí que se trate de una opción mucho más flexible y conveniente.

¡Muy interesante!  Características que debe tener tu embalaje si vas a transportar tus mercancías por mar

Más comodidad

La comodidad no solo se refleja en la flexibilidad de horarios para ser atendidos tanto por especialistas como para la realización de pruebas físicas, sino también al momento de requerir por ejemplo, una intervención o una hospitalización. Y es que, contar con un seguro privado nos permite disfrutar entre otras cosas, de más privacidad, ya que la hospitalización es en habitaciones privadas, esto resulta mucho más cómodo tanto para el enfermo como para el acompañante.

Adicional a todo lo anterior, el acceso a la sanidad privada nos permite también disfrutar de tratamientos médicos de una gran calidad y que, en muchas ocasiones son más innovadores. Estos profesionales cuentan con equipos, técnicas y tratamientos de última generación, lo que repercute positivamente en nuestro bienestar general.

Sin duda alguna, la sanidad privada se traduce en múltiples beneficios. De allí que se trate de una de las mejores inversiones que podemos hacer en nosotros y en nuestra familia porque nos otorga tranquilidad, flexibilidad y acceso a salud de la mejor calidad. ¿Lo mejor? En la actualidad contamos con una amplia variedad de ofertas de muy buena calidad y a precios verdaderamente accesibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.