correo electrónico y su papel en el marketing digital

El correo electrónico y su papel en el marketing digital

En un mundo tan digitalizado como el actual, donde todas las empresas necesitan tener visibilidad en internet para destacar frente a la competencia, resulta esencial acertar con las estrategias a seguir para impulsar el marketing digital.

El camino más fácil consiste en optar por las normas establecidas y seguir con los patrones clásicos del marketing, pero esto no ofrecerá buenos resultados si no se cuidan todos los detalles. Una buena estrategia de marketing digital, por tanto, es aquella que logra objetivos como el impulso de las ventas, la captación de leads o la mejora en la reputación de marca de la empresa.

Para todo ello, los formatos clásicos como el email marketing, el posicionamiento web o incluso las redes sociales son indispensables. Y a estos hay que sumar desde hace un tiempo los distintos canales en los que se puede poner en marcha los sistemas de Inteligencia Artificial o todo lo vinculado al metaverso.

Hoy queremos centrarnos en una de esas vías tradicionales, la del email marketing. Hacer marketing a través del correo electrónico es económico y efectivo, pero para ello hay que conseguir que no resulte invasivo y seleccionar bien el público al que nos dirigimos con esta estrategia.

¿Cómo preparar una buena estrategia para email marketing?

Al igual que cuando se lanza un spot para radio o televisión hay que planificar previamente cómo va a comunicarse ese mensaje y cómo se va a plasmar visual o de manera auditiva, para hacer un buen uso del email marketing es necesario estudiar a fondo todos los detalles.

¡Muy interesante!  Transformación digital y cambio organizacional: Impulsando el éxito empresarial

Para empezar hay que ponerse en la piel del usuario. Mucha gente recibe decenas de correos a diario y la mayoría son exitosamente ignorados. Las empresas que quieren sacar partido de esta herramienta deben conocer cuáles son esas razones que evitan la apertura de los envíos.

Por otra parte, es imprescindible estudiar bien a la audiencia que va a recibir esos correos, cuál es el segmento de público que puede estar interesado en esas informaciones y, una vez descubiertos ese público potencial, poner en marcha los resortes necesarios para que la audiencia se vea incentivada, reaccione ante los mensajes o incluso que su nivel de respuesta vaya más allá.

Finalmente, antes de entrar de lleno en estrategias más concretas, es básico que la empresa consiga crear una relación más humana, menos artificial.

Definir los objetivos y el target bien segmentado

El primer paso en una buena estrategia de email marketing es definir bien el objetivo y saber qué se quiere comunicar a la audiencia. A partir de ahí, es también vital detectar cuál es ese segmento del público en el que está interesado la empresa.

Los objetivos en marketing responden bien a la fórmula SMART, por sus siglas en inglés. Esto obliga a que sean metas concretas, medibles, que se puedan alcanzar, realistas y delimitadas en el tiempo. De lograr esto los objetivos permitirán crecer a la empresa y entrar en una rueda que se retroalimenta.

Con respecto a los clientes resulta clave conocer a la audiencia, cuáles son sus motivaciones y necesidades y qué desean encontrar en los envíos. Y hablando del tipo de destinatario, otro de los pilares en las campañas impulsadas a través del correo electrónico es la segmentación.

¡Muy interesante!  Liébana Aventura: Escalando el Naranjo de Bulnes en Cantabria

Hoy en día es fácil hacer un buen trabajo de segmentación gracias a la gran cantidad de datos que se pueden recopilar de los usuarios. Los formularios de suscripción, por ejemplo, resultan de gran ayuda, así como la posibilidad de crear materiales descargables.

Los lead magnets y los formularios

Los lead magnets son contenidos gratuitos que un negocio o marca ofrece a los visitantes de su sitio web para que este deje sus datos. Es una fórmula previa, pero muy interesante, a los formularios de suscripción.

Con estos lead magnets se consigue atraer el interés de clientes potencial,es pero su uso solo resulta exitoso si el contenido es original, de valor y está íntimamente ligado a lo que puede ofrecer la empresa.

Para finalizar, no hay que dejar de lado un aspecto esencial, la frecuencia de envío. Una buena campaña de email marketing debe dar al suscriptor lo que él desea, es decir, recibir correos de forma pausada, que no resulten invasivos y que le lleguen en momentos en los que hay más opciones de que va a ser abierto y leído en profundidad.

Por lo general, una vez al mes suele ser suficiente para los envíos más comunes, pero si hay mucho contenido por ser inicio de campaña, entonces se puede aumentar la frecuencia a una vez por semana, aunque eso sí, habrá que comprobar bien el grado de aceptación por parte de los clientes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.