qué es la ley de la segunda oportunidad

Datos importantes sobre la Ley de Segunda Oportunidad

Dada la situación actual tras una grave crisis financiera en España el número de personas físicas y jurídicas han visto cómo su situación económica se ha visto desbordada por deudas a las que no pueden hacer frente por falta de ingresos, en el presente artículo se presenta información sobre la Ley de Segunda Oportunidad y cómo hacer uso de la misma.

La Ley de Segunda Oportunidad se presenta como recurso legal a particulares y autónomos, brindándoles la opción de renegociar sus deudas e incluso la posibilidad de eliminarlas de forma total o parcial cuando no existe la posibilidad de hacer frente a su pago. Esta Ley, inspirada en principios éticos, en uso desde el año 2015, tratan de salvar en medida de lo posible la situación económica de aquellos deudores y también el cobro de los acreedores, por lo que cumplen una doble función, social y de efectividad de cobro.

Importancia de la Ley de Segunda Oportunidad

La Ley de Segunda Oportunidad está regulada en la Ley 25/2015, del 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y diversas medidas de orden social, entrando en vigor el 30 de junio de 2015.

El objetivo principal de la ley indicada es que, a pesar de que una persona física sufra un fracaso económico cuente con la posibilidad de volver a encarrilar su situación e incluso de poder embarcarse en nuevas iniciativas sin la carga constante de una losa de deudas que no podrán ser solventadas.

Se ha podido comprobar que, con la falta de este tipo de mecanismos de segunda oportunidad, la posibilidad de que la persona deudora se arriesgue a nuevas actividades o pueda seguir en el circuito de la economía es prácticamente nula. Este hecho además de afectar directamente a la persona que carga con estas deudas, también ocurre con los acreedores, independientemente de que pertenezcan al sector privado o público. 

Fases del procedimiento de la Ley de Segunda Oportunidad

En primer lugar, es imprescindible que la persona desbordada por las deudas y que no puede hacer frente a las mismas acuda a un especialista legal que pueda asesorarle en el proceso ley segunda oportunidad y una vez confirmado que puede optar a la misma, preparar su expediente. 

Este procedimiento se divide en dos fases, aunque no en todos los casos se dan ambas. Cabe la posibilidad que, en la primera fase o acuerdo extrajudicial, el deudor pueda hacer frente a los pagos. En el caso de que el acuerdo extrajudicial no sea suficiente, el siguiente paso ya sería el Beneficio de la Exoneración del Pasivo Satisfecho, conocido este por BEPI. 

En la fase del Acuerdo Extrajudicial se busca que ambas partes lleguen a un acuerdo y renegocien las deudas de pago, estableciendo facilidades para poder conseguir liquidar la deuda. Este proceso, que suele durar unos meses, se realiza desde el primer momento bajo la supervisión de un juez y el plazo máximo de los acuerdos de pago es de 10 años, 

Dado el caso de que no se llegue a un acuerdo entre deudor y acreedor, el primero puede continuar con el proceso, con la segunda fase, el Beneficio de la Exoneración del Pasivo Satisfecho. En esta fase, la persona insolvente busca que la Autoridad Judicial declare extinguidas las deudas, aunque para conseguirlo el deudor ha de reunir una serie de características (entre ellas está el que la deuda no ascienda de los 5 millones de euros, que ha actuado de buena fe y que en la primera fase ha dispuesto todo su patrimonio a los acreedores). 

Si al finalizar el proceso queda aceptada la exoneración de la deuda, el deudor ha de tener en cuenta que esta deuda queda paralizada, no desaparece, por lo que, si en 5 años cuenta con los medios económicos para hacer frente a tal deuda paralizada, los acreedores pueden recurrir al juez para la devolución de la misma.

¿Qué te ha parecido este artículo? Ahora ya sabes qué es la Ley de Segunda Oportunidad y cómo funciona. EMPRESASYPRODUCTOS.COM te invita a seguir navegando por su web para aprender más sobre conceptos bancarios y financieros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *