síndrome del ojo seco definición prevención tratamientos

Síndrome del ojo seco. Definición, prevención y tratamientos.


El ojo seco, o xeroftalmia, es una afección ocular más frecuente de lo que creemos. Puede ser un caso aislado o ser síntoma de una enfermedad ocular. Estos síntomas suelen ser característicos y requieren, entre otras cosas, el uso diario de gotas para ojos secos (sustitos lagrimales). En algunos casos, pueden ser necesarios otros tratamientos para abordar la causa del ojo seco.

El ojo seco, o xeroftalmía, se refiere a tres condiciones diferentes:

  • Disminución de la calidad de la lágrima.
  • Disminución del volumen lagrimal.
  • Película lagrimal inestable.

¿Para qué sirven las lágrimas?

En el ojo, las glándulas lagrimales están produciendo constantemente lágrimas, que al parpadear se esparcen por toda la superficie del globo ocular. Estas lágrimas se componen de varios elementos:

  • Principalement de agua
  • Lípidos (sustancias similares a la hierba)
  • Una elección de lujo.

Las lágrimas forman una película lagrimal sobre la córnea, que tiene varias características importantes:

  • Previene los períodos secos al nutrir e hidratar la córnea.
  • Protección contra ataques externos (polvo, fuentes de infección).
  • Cutícula opaca.

¿Qué es el síndrome del ojo seco?

El síndrome del ojo seco es cada vez más frecuente en la población. De hecho, actualmente afecta a casi un tercio de los adultos. Anteriormente, afectaba principalmente a adultos mayores. Ahora afecta a personas de todas las edades. Esta evolución puede estar relacionada con cambios en las condiciones de vida, incluyendo

  • Aire acondicionado.
  • Calor excesivo y aire seco en el hogar.
  • Contaminación
  • Ciertos medicamentos que tienen el efecto secundario de reducir la producción de lágrimas.
¡Muy interesante!  Material médico Barcelona: Lo que buscan los profesionales de la salud en 2024

¿Cuáles son los síntomas del ojo seco?

El ojo seco se presenta con diferentes síntomas, a veces atípicos e individuales:

  • Sensación de arena o polvo en los ojos.
  • Mayor sensibilidad a la luz, el viento o el humo.
  • Sensación de quemazón.
  • Picores.
  • Ojos rojos.
  • Dificultad para abrir los ojos al despertar, los párpados a veces se pegan.
  • Parpadeo frecuente.
  • No lagrimar en situaciones que normalmente te harían llorar (emociones fuertes, pelar una cebolla, etc.).
  • Fatiga visual.
  • Dificultad para usar lentes de contacto.
  • Disminución de la visión (visión).

Estos síntomas pueden persistir e interferir con las actividades diarias.

Además de causar molestias, el ojo seco puede tener efectos nocivos en los ojos. Si la película lagrimal no protege la córnea, la superficie del ojo se vuelve más frágil y susceptible a infecciones. Además, con el tiempo, se puede desarrollar irritación ocular crónica y provocar lesiones en la córnea o queratitis.

Causas del síndrome del ojo seco

El ojo seco puede tener diferentes orígenes:

  • Envejecimiento normal de las glándulas lagrimales, exacerbado por la disminución de la infiltración hormonal en mujeres después de la menopausia y la menopausia;
  • Uso a largo plazo de ciertos medicamentos que tienen el efecto secundario de reducir la producción de lágrimas: Antidepresivos, antipsicóticos, analgésico morfina, antihistamínicos, terapia hormonal, anti-acné, antidiarreico, betabloqueantes, etc.
  • Fumar tabaco o marihuana.
  • Uso de lentes de contacto.
  • Deficiencia de vitamina A, especialmente en los países en desarrollo.
  • Uso intensivo del ordenador, tablet y móvil para reducir el parpadeo natural.
  • Cirugía ocular con láser (ojo seco temporal).
  • Ciertas enfermedades que acompañan al ojo seco como enfermedades autoinmunes (artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico o síndrome de Gougerot-Sjögren), enfermedades que causan inflamación de los párpados (rosácea, dermatitis seborreica, psoriasis o alergias oculares crónicas), otras enfermedades como hepatitis C e incluso ciertas formas de cirrosis o sarcoidosis (enfermedad inflamatoria sistémica).
¡Muy interesante!  Kosmos, la empresa que está revolucionando el mundo del tenis

¿Qué tratamientos existen para el síndrome del ojo seco?

Si siente los ojos secos, puede comprar sustitutos de lágrimas directamente en la farmacia o tiendas online especializadas en óptica como Lentesdecontacto365.es. Estos sustitutos de lágrimas se venden sin receta médica y se pueden usar tantas veces como sea necesario. Sin embargo, se recomienda consultar con un oftalmólogo si:

  • El malestar persiste a pesar del uso de sustitutos de lágrimas o cambios en ciertas condiciones de vida (ver la sección Prevención).
  • Infección de ojos y/o párpados.
  • Pérdida rápida de la visión.
  • Molestias continúas en usuarios de lentes de contacto.

Actualmente, no existen tratamientos para reducir las consecuencias oculares del ojo seco. Los tratamientos disponibles están dirigidos principalmente a aliviar los síntomas del paciente y mantener la córnea lo más húmeda posible. Éstos incluyen:

  • Lágrimas artificiales o sustitutos de lágrimas, preferentemente en cápsulas de un solo uso sin conservantes.
  • Gel lagrimal.
  • Tapones y oclusores puntales, que bloquean el conducto lagrimal de manera temporal o permanente para reducir el drenaje lagrimal.

En el síndrome de Gougerot-Sjögren, el medicamento de tratamiento oral anisotiona también se usa para compensar la falta de producción de lágrimas.

Si un medicamento está asociado con el ojo seco, el médico puede considerar cambiar o suspender el tratamiento, según la relación riesgo/beneficio para el paciente. Bajo ninguna circunstancia los pacientes deben interrumpir el tratamiento sin consejo médico.

Si el ojo seco se acompaña de inflamación de los ojos o los párpados, a veces se puede tratar con colirios antiinflamatorios o corticoides tópicos.

Si el ojo seco es el resultado de una afección médica general, el tratamiento adecuado para la afección a menudo reducirá o eliminará los síntomas oculares.

¡Muy interesante!  El CBD, un recurso natural con valor terapéutico

¿Cómo prevenir la sequedad ocular?

Si bien los sustitutos de las lágrimas pueden ayudar a aliviar los síntomas del ojo seco, hay cosas simples que todas las personas con ojo seco ambiental pueden hacer todos los días, es decir, sin un mecanismo de enfermedad subyacente real.

Estas acciones incluyen lo siguiente:

  • No sobrecalentar ni humedecer el ambiente interior.
  • Evitar el uso de aire acondicionado.
  • Limitar en la medida de lo posible el uso de medicamentos que tengan efectos adversos sobre el ojo seco.
  • Limitar la exposición a la contaminación, los productos químicos o el tabaco.
  • Utilizar gafas adecuadas para protegerse del sol y del viento.
  • Tomar descansos regulares cuando trabaje frente a una pantalla y procurar parpadear con frecuencia.
  • Seguir las instrucciones de buen uso y buen cuidado de las lentes de contacto.
  • Siempre lavarse las manos antes de tocarse los ojos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.