Recetas de temporada viaje culinario a través de las estaciones

Recetas de temporada, un viaje culinario a través de las estaciones

Cuando se habla de las recetas de temporada, se hace referencia a aquellas preparaciones que se basan en la disponibilidad de ingredientes frescos que varían según la época del año. Por tanto, cada estación ofrece una paleta única de sabores y aromas que se pueden aprovechar para crear platos deliciosos y saludables a costes módicos, que es lo ideal.

Así como las cebollas, las patatas o las legumbres suelen estar disponibles durante todo el año en la mayoría de las regiones del país, hay otros ingredientes que no están disponibles siempre. Para su aprovechamiento óptimo, para comprarlos y prepararlos frescos, las recetas de temporada son la mejor manera de dar con opciones culinarias interesantes, independientemente de si es verano, invierno, primavera u otoño.

Ingredientes y platos característicos de cada estación

Para entender mejor los platos típicos de la mayoría de las estaciones, es necesario ahondar en la época del año y en los ingredientes que se suelen cultivar en esos periodos. Es necesario aclarar, claro está, que no siempre las temporadas aseguran la disponibilidad de los mismos ingredientes, ya que varía de región a región.

  • Primavera: esta época del año trae consigo la frescura de las verduras de hoja verde como espárragos, espinacas y lechugas, así como frutas frescas como fresas, naranjas y melocotones. En ese sentido, unos de los platos tradicionales de primavera son la tortilla de espárragos, las alcachofas a la plancha y la ensalada de fresas.
  • Verano: en el verano por lo general comienza la temporada de frutas y verduras coloridas como tomates, sandías, melones, pimientos y berenjenas. Se pueden disfrutar de gazpachos, salmorejos, paellas y ensaladas frescas.
  • Otoño: hay quien dice que en otoño no se produce tanto, pero realmente no es así. Por ejemplo, los frutos secos, setas y frutas de temporada como manzanas, peras y uvas se dan mucho en esa época del año. Se preparan platos como guisos de carne con setas, risottos de calabaza y tartas de manzana.
  • Invierno: en invierno, las recetas se basan en productos de temporada como cítricos, coles, zanahorias y frutos secos. Se disfrutan platos como cocidos, estofados, cremas de verduras, potajes con col rizada o mermeladas de cítricos.
¡Muy interesante!  5 Motivos para emprender un negocio de comida

Técnicas de preparación y sabores naturales

Lo que se busca con los productos de temporada es aprovechar la disponibilidad, lo cual permite dos cosas: comer más barato y comer más saludable.

Por eso, si lo anterior se combina con técnicas de cocción sencillas como el salteado, el horneado o el asado, eso permitirá ganar también en salud y preservando el sabor natural y la textura agraciada de los alimentos que estarán muy frescos.

Opciones saludables y creativas

Las recetas de temporada se caracterizan por la disponibilidad. Pero eso no quiere decir que haya infinidad de productos agrícolas o derivados de la ganadería que se consigan durante todo el año y que permitan añadir nutrientes, fibra o vitaminas a los platos, a modo de complemento.

Por eso, a nivel general siempre se recomienda añadir cereales, legumbres, frutos secos o zumos de frutas frescas para complementar.

Sugerencias de maridaje con vinos o bebidas acordes

El maridaje, esa unión entre el vino o la bebida y las comidas para resaltar los sabores de ambos mundos, tiene ciertas condicionantes por época del año. Por eso, algunas recomendaciones al respecto:

  • Primavera: los vinos blancos frescos y afrutados como un Verdejo o un Sauvignon Blanc son ideales para maridar con los platos ligeros que se acostumbran a preparar en la época de la primavera.
  • Verano: los vinos rosados ligeros y refrescantes son perfectos para acompañar platos veraniegos con ingredientes frescos. Desde luego, mucho dependerá del lugar y de lo escogido, ya que en algunos casos también el vino afrutado será recomendable.
  • Otoño: los vinos tintos suaves y aromáticos van bien con platos reconfortantes de otoño.
  • Invierno: vinos tintos robustos y especiados, como un Malbec o un Cabernet Sauvignon, armonizan con platos de invierno más contundentes y sabrosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.