importancia del mantenimiento preventivo en la industria

La importancia del mantenimiento preventivo en la industria

Dicen que más vale prevenir que curar, y esa máxima es una que se sigue a pies juntillas en el ámbito industrial. El mantenimiento de los sistemas eléctricos, de las máquinas, de las instalaciones y, en definitiva, de todo lo que forma parte de una planta industrial es algo imprescindible en los tiempos que corren. Quizá antes se pensara en el mantenimiento solo cuando algo se averiaba, pero en la actualidad, el concepto de mantenimiento preventivo no solo ha surgido, sino que se ha normalizado e instaurado como esencial y ejemplo de buena praxis.

Las empresas del sector industrial, por esa misma razón, suelen contar siempre con equipos especializados a los que recurrir periódicamente. Profesionales como estos electricistas en Alicante, expertos en automatismos, profesionales de seguridad informática y un sinfín de perfiles relacionados trabajan constantemente con negocios industriales. Y es una situación completamente normal, pero que también puede provocar algunas dudas. Porque, ¿cuáles son las ventajas reales de un mantenimiento preventivo en una fábrica, en el sector industrial?

Las bondades del mantenimiento preventivo

Partiendo de la idea de que el mantenimiento preventivo en la industria debe ser algo programado para llevarse a cabo con cierta periodicidad, y que también debe englobar todos los agentes implicados en una industria (maquinaria industrial, automatismos, sistemas eléctricos, herramientas informáticas, etc.), no es difícil ver cuáles son las ventajas que ofrece este concepto.

En primer lugar, una de las principales ventajas del mantenimiento preventivo es que garantiza un entorno de trabajo totalmente seguro. Es más, es algo que forma parte de cualquier buen protocolo de Prevención de Riesgos Laborales. Con todos los equipos bien mantenidos, el riesgo de averías peligrosas se minimiza por completo, lo que permite que los trabajadores operen en un entorno con menos riesgos. Esto, sobre todo en empresas que trabajen con maquinaria de gran volumen, alta tensión o productos peligrosos, es especialmente importante.

Por supuesto, con maquinaria funcionando adecuadamente se consigue que el proceso productivo sea totalmente fiable. ¿Qué supone esto? Que cada fase de la producción se desarrolle adecuadamente, que el producto final esté libre de fallos y que la vida útil de las máquinas sea mayor. Al mismo tiempo, el mantenimiento periódico es útil también para detectar qué puntos de una planta pueden mejorar y cómo hacerlo, algo que, por extensión, también repercute sobre la productividad de la misma.

Se anulan, o casi, los fallos que puedan parar la producción y, por lo tanto, toda la fábrica produce mucho más. Además, estos puntos que se acaban mejorando hacen que el rendimiento aumente todavía más y la producción también lo haga. En definitiva, se consigue una mayor rentabilidad de la planta industrial en cuestión, reforzando la seguridad y sin sobrecargar a los operarios y/o trabajadores.

Todos estos aspectos positivos, haciendo especial hincapié en la garantía de un entorno laboral seguro, son lo que ha propiciado que el mantenimiento industrial de carácter preventivo sea algo estandarizado. Prácticamente toda maquinaria debe contar con un plan de revisiones y mantenimiento que garantice un correcto funcionamiento y la acción antes siquiera de que surjan fallos. Aunque, sobre todo, es algo que también garantiza su mayor longevidad. A día de hoy, no se concibe una industria sin estas tareas rutinarias de revisiones y reparaciones.

¿Qué te ha parecido este artículo? Ahora ya conoces la importancias del mantenimiento preventivo en la industria. EMPRESASYPRODUCTOS.COM te invita a seguir navegando por su web para descubrir más temas relacionados con la industria española.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *